miércoles, 31 de julio de 2013

Reseña: Awasete Ippon

Título original: Awasete Ippon.
Título en español: Golpe perfecto.
Autor: Mika Kawamura.
Año: 1997.
Tomos: 3.
Demografía/Género: Shojo, romance, escolar, artes marciales, drama.
Anime/Película: No.


Tomoe Asuka es una estudiante que ha practicado Kendo desde pequeña y al pasar los años se ha vuelto una experta; por esta razón, al entrar en el instituto, ingresa al club de este deporte y se enamora del capitán del club, Tendo Kujyoes. Sin embargo nunca ha tenido el suficiente valor para declararse, por lo menos hasta que un día decide escribirle una carta. 

Por azares del destino, la carta no llega a manos de su amado sino a las de el nuevo estudiante Ryoka Ajiun, quien la chantajea retándola a un duelo de kendo, si él pierde le regresara la carta a Azuka, pero si gana Azuka deberá ser su novia por tres meses. 

La historia está bien, no es grandiosa, pero sí linda. Si no se espera mucho de ella, puede llegar a satisfacer al lector.

Lo que me molestó de este manga, fue lo predecible que resultó. En todo momento, sabías qué iba a ocurrir y exactamente así pasaba. Ninguna sorpresa que le diera verdadera emoción a la historia. Por momentos, se me hizo algo aburrida la lectura gracias a esto. La historia es muy cliché, demasiado típica de los shojos, pero que no esta del todo mal. Entretiene, divierte, y hasta ahí.

Los personajes estuvieron más o menos bien. Demasiado buenos y nobles todos, casi perfectos. No me pareció que tuvieran verdadera personalidad, todos eran muy iguales, personajes planos y sin verdadero carácter. No hubo un verdadero antagonista, que tal vez podría haber hecho más interesante las cosas. Es básicamente, líos amorosos entre unos y otros. Pero al menos, tampoco llegaron a disgustarme. El desarrollo del romance de los protagonistas estuvo correcto, su enamoramiento no fue instantáneo, por lo que pudo ser mas creíble.  

Habría ayudado la profundización de otros personajes, sobre todo Kujyo, que está desde el principio y sin embargo nunca llegamos a conocerlo realmente. Tal vez esto hubiese logrado que fuese más entretenido, al no estar siempre centrado en los protagonistas. 

Tiene lindas escenas, no diré que no. Bastante tiernas unas, y más divertidas otras. Y son las que salvan a este manga de volverse un verdadero aburrimiento. El tema del Kendo estuvo acertado, por lo menos, fue algo que distinguió de los demás de este estilo y que estuvo bien utilizado. 

El dibujo es lindo, no espectacularmente hermoso, pero me gustó bastante. Tal vez, algunos personajes son demasiado parecidos a otros, que a veces ni podía distinguirlos. Pero quedé conforme con él, a pesar de esto. Y podría destacar el dibujo de los niños, que se me hizo totalmente adorable. Por otro lado, no vi diálogos que realmente me sorprendieran, pero existieron algunos muy lindos. 

El final es hiper esperado, y no aporta nada a lo que se venía viendo. Teniendo en cuenta desde el punto en que fue tomado el manga, acertaron en hacerlo corto, pues si se seguía estirando esta trama realmente se arruinaría. 

Una linda historia para pasar el rato, pero sin esperanzas de que sea algo realmente bueno. Su principal problema es una trama típica y predecible, que logra volver algo aburrida la lectura. Pero al ser cortita, con un dibujo bastante lindo, y momentos divertidos, que hacen que no sea tan pesada.

2 comentarios:

  1. Hola
    Me ha pasado con los manga shojo que son hiper aburridos (no todos) pero sí un poco predecibles. Mil besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la mayoría de ellos no son demasiado originales y recurren a demasiado clichés, pero bueno... ¡Saludos!

      Eliminar

Deja tu marca