martes, 4 de marzo de 2014

Reseña: Tomboy

Título: Tomboy.
Título original: Tomboy.
Idioma original: Francés.
Director: Céline Sciamma.

Actores principales: Zoé Héran, Malonn Lévana y Jeanne Disson.
Género: Drama, infancia.
Año: 2011.
País: Francia.
Duración: 1:22 hs.
Laure, una niña de 10 años, se muda con sus padres y su hermana pequeña a un nuevo vecindario. Allí, hace nuevos amigos y el verano transcurre entre juegos y risas. 

Sin embargo Laure tiene un secreto, se hace pasar por un chico, Michael. Lisa, una chica del grupo se enamora de ella creyendo que es Michael, lo que dará pie a situaciones comprometidas. 

¿Durante cuánto tiempo podrá Michael hacer creer a los demás que es en realidad Laure? ¿Cuáles serán las consecuencias cuando se descubra su engaño?

Me gustó bastante esta película. La trama no es demasiado original, pero aun así entretiene y nos hace reflexionar. Creo que lo bueno que tiene, en este caso, es que los protagonistas son niños. Esto sin duda le agrega mucha más ternura a una trama que podría ser más dura. Podemos ver la inocencia de Laure, el saber que está haciendo algo malo al mentir, pero que ella se siente bien siendo un chico por un tiempo. 

Los personajes están muy bien. Me gusta mucho Laure y su hermana, adoro la relación que tienen, y también la que tienen con sus padres. Me agrada que sean una familia con claro afecto hacia sus hijos, y que se muestre que eso no tiene nada que ver con lo que Laure quiere ser, con sus gustos. Que sus padres permitan que ella viva como desea, aunque por supuesto, no consintiendo las mentiras. 

También, adoro el personaje de su hermana, con ella, la protagonista puede mostrar su lado tierno. Ayuda también a ver el contraste entre el niño que ella aparenta ser para encajar, a su verdadera imagen, una niña que aunque no le gusta ser femenina, no deja de ser niña.

Las actuaciones me gustaron. Hubo muy buena conexión entre Malonn y Zoé al hacer de hermanas, lo que hizo muy real su actuación. También la pequeña relación amorosa entre Zoé y Jeanne fue bien llevada, ambas niñas lo hicieron muy bien realizando una actuación, en mi opinión, muy natural. 

Las escenas son muy sencillas, al igual que los diálogos. La película en sí, es simple, pero linda. Toda transcurre con un ritmo lento, tranquilo, incluso monótono. Aunque no me llegó a parecer aburrida por esto.

Realmente, no hay demasiado diálogo. Con las acciones podemos entender todo lo que ocurre, y todo lo que Laure piensa o siente con el avanzar de la historia.

Algo que me llamó la atención bastante, es que tampoco hay música de fondo, como en la mayoría de las películas. Aquí, simplemente podemos escuchar los sonidos propios de la escena, sin nada más. Esto contribuye mucho a la sencillez que cubre esta película, y podemos prestar mayor atención a la escena por sí misma, sin que la música nos transmita algo; todo es a través de las acciones, las miradas y los silencios. 

El final resulta muy predecible. Desde el primer momento en que nos damos cuenta de la situación, ya sabemos cómo acabará. Me dio bastante pena, porque entiendes cómo se siente la protagonista, pero sabes que es lo correcto. Me gustó como acabó. 

Es una película linda, muy tranquila y sencilla, con un tema complicado y con algunas partes duras, se vuelve un poco más tierno al tratarse de niños como protagonistas. No es una gran película, pero se disfruta bastante.

—(...) Escucha… No hago esto para herirte ni para darte una lección. Estoy obligada. ¿Entiendes? No me molesta que juegues a ser varón. No vale la pena. Pero esto no puede continuar. (...)

0 Opiniones:

Publicar un comentario

Deja tu marca