domingo, 10 de agosto de 2014

Reseña: Reply 1997

Título: Reply 1997 (Respóndeme 1997).
Título original: Eungdabhala 1997.
Idioma original: Coreano.
Director: Sin WonHo.
Actores principales: Jung EunJi, Seo InGuk, Hoya y Song JongHo.
Género: Romance, comedia, escolar, drama.
Año: 2012.
País: Corea.
Episodios: 16.

Este drama se centrará en la cultura de los fans extremos que surgieron en la década de 1990 cuando los grupos ídolo tomaron el centro del escenario y el K-pop fue floreciendo.

Cuenta la historia de seis antiguos amigos de secundaria de una escuela en Busan, que se reúnen de nuevo en el 2012 y traen a la memoria 1997, cuando aún eran estudiantes de secundaria.

Trasladándose entre los años 90 y hoy, la historia se centra en la vida de SiWon Sung 
(EunJi Jung), que idolatra a la boyband HOT, y sus 5 amigos de la secundaria.

Se ha modificado el 11/09/2017
Comencé a ver este drama ya que varios amigos me decían que era muy bueno. Sin embargo, a mí no me causó tan buena impresión como a ellos. Lo disfruté, pero fue un drama más del montón.

La trama me pareció bastante simple a grandes rasgos, no me llamó mucho la atención en un principio. Lo más interesante para mí fue ver cómo los personajes iban madurando con el correr del tiempo, y debían dejar un poco atrás sus antiguos gustos para comenzar una nueva vida. Al menos, no cayó en la típica trama del chico rico y la chica pobre. 

Era curioso y un punto acertado que no mostraran la historia en orden cronológico. El drama era a base de recuerdos y cada tanto se volvía al presente, para mostrar las consecuencias de lo que sucedió en el pasado. Inclusive, en ocasiones, se presentaba primero el resultado de algo, y luego el por qué sucedió. Algunas veces, cuando lo hacían demasiado, podía resultar un poco mareante, pero siempre se terminaba entendiendo todo, una vez que reunías la información en tu cabeza y la acomodabas en el orden correcto. Me pareció un elemento atrayente ya que ayudó a que la trama no fuese tan típica.

La protagonista se me hizo extraña. Al principio me sentí un poco identificada con ella por el fanatismo que tenía hacia H.O.T.
—claro que definitivamente ella es mucho más extremista que yo—. Como dije, me gustó ver el avance que sufre, va dejando atrás ese fanatismo tan intenso para concentrarse en los asuntos de su propia vida. Es un personaje que cambia muchísimo desde el comienzo hasta el final y eso siempre es algo entretenido de ver.

Sin embargo, algo que no me gustó de ella fue que la veía muy inexpresiva. Me molestó su manera de ser con el protagonista masculino, ya que él siempre estaba cuidándola y a ella parecía darle igual. Ni siquiera le agradecía, o intentaba ser un poco más amable. Ni hablar de cuando ponía su «cara inexpresiva», me sacaba de quicio totalmente. Además de lo idiota que era a veces el personaje, aunque eso suele ser una característica bastante común en las protas de dramas coreanos. 

Para rematar, no sentí que estuviera verdaderamente enamorada de alguien, la actriz no logró transmitirme eso. A pesar de que alguna escena de romance estuvo linda —gracias a él, porque como dije, ella no aportaba mucho en ese sentido—, para lo que las series coreanas me tienen acostumbrada, no llegó para nada a un buen nivel.

Pero por el lado bueno, la “historia de amor” entre los protagonistas es diferente a las demás, algo original. No obstante, en cuanto a escenas de romance, me parecieron más tiernas las de otros personajes, como la pareja secundaria, o incluso los padres de la protagonista.

Sobre el protagonista y su hermano, a pesar de que ambos me gustaron, tampoco me deslumbraron como personajes. El resto, sin embargo, me agradaron más. La mayoría de los personajes son muy divertidos y aportan lo suyo a la trama. Una interpretación que me gustó especialmente fue la del padre de la protagonista: muy creíble, igual que la relación con su hija. Me cautivó que la familia no fuera perfecta, ya que en ese sentido es muy realista. Y la pareja secundaria también me agradó mucho, es, como en la mayoría de los casos, muy divertida. Sobre todo por el lado de él, y su timidez con las mujeres. 

Como dije antes, la actriz principal (EunJi) no me convenció del todo, ya que en las escenas dramáticas no me llegó a transmitir nada. En contraparte, el actor principal (InGuk) me pareció mejor. A pesar de esto, lo que quiero destacar de ambos es que me encantó cómo llevan el drástico cambio que realizan sus personajes. Supieron mostrar el proceso de madurez muy bien, sin que se sintiera apresurado o forzado. 

También me resultó curioso ver cómo, tanto EunJi como Hoya que son cantantes, tuvieron que interpretar a fans, y hacer cosas que seguramente sus fans hacen por ellos. Sobre todo ella, que llega casi a ser una sasaeng. Y lo cierto es que ese aspecto estuvo muy interesante de ver. 

Asimismo, me fascinó que las escenas se veían muy naturales, sobre todo las que mostraban a la familia de SiWon o las de las chicas siguiendo a H.O.T. en los distintos eventos, como verdaderas fans. Los momentos de cotidianidad en general le fueron muy bien.

El gran fuerte de esta serie es sin duda el realismo y el humor. Aunque por supuesto, hay una gran dosis de drama también. Además, se tocan cuestiones difíciles como el sobrellevar un cáncer, el fallecimiento de un familiar cercano, entre otros. Que contribuyen a agregarle seriedad y algo de la crudeza de la vida real, y ayuda así con la autenticidad que transmite. Y temas como la hermandad, la fraternidad, o los amigos incondicionales, fueron posiblemente de mis puntos favoritos del drama. 

Es igualmente una serie muy dinámica, siempre está ocurriendo algo y por tanto, la trama es muy fluida. Por su parte, la diversión coopera mucho con este aspecto. Tiene unos grandes momentos de humor, capaces de hacer reír fácilmente. Como siempre, también algunos otros que lo intentan pero que no llegan a ser divertidos, sin embargo usualmente es un componente que destaca. 

Por otro lado, la música está muy bien, pese a no ser de esas bandas sonoras que me dan ganas de volver a escuchar, incluso luego de terminado el drama. Me resultaron curiosas todas las referencias que hacen a los grupos de Kpop, tanto de aquella época como de la moderna, que normalmente tenían que ver con los mismos actores que estaban allí trabajando. Adoré, por ejemplo, la aparición de las fans de TVXQ al final, la parte Cassiopeia de mi estaba fangirleando con ellas xD De igual modo, representaron muy bien el enfrentamiento entre clubes de fan, que desafortunadamente, sigue existiendo hasta el día de hoy, y no solamente en Corea.

Y, otro detalle que me gustó, fue el pequeño análisis que se hace al final del episodio sobre el momento de la vida que transcurrían los personajes durante ese capítulo, sobre las dificultades de los adolescentes y el cómo van superándolas. 

Debo decir que aunque intentaron dejar la intriga hasta último momento sobre con quién se quedaría la protagonista, fue demasiado predecible. Me pareció hasta un poco tonto alargar eso, pensando que de verdad se tendría duda sobre a cuál de los hermanos elegiría. En realidad, juegan con la intriga todo el tiempo, y aunque a veces logran sorprenderte, otras veces caen en lo predecible.

Aún así debo decir que, aunque es común en los triángulos amorosos que ella esté interesada en ambos para crear expectativa, aquí intentaron hacerlo más profundo, y que existiera la posibilidad de que alguien realmente pensara que podía terminar con cualquiera de ellos. Esto me agradó, porque ya digo, que para mí fue super previsible, pero por lo que me han dicho, no ha sido así para todos.

El final es interesante porque no te lo esperas del todo. Hay ciertas cosas que sí, pero la mayoría de lo que ocurre me resultó una sorpresa. Por lo que me agradó, considero que está muy bien y en general es un drama bastante bueno, que incluso puede dejar un buen recuerdo, pese a que en lo personal no sea de los que más quedarán en mi memoria.

Una trama algo simple pero muy realista. Con gran humor y drama, aunque en cuanto al romance de la pareja principal no me convenció del todo. De cualquier forma, esto no resulta un gran problema, y se puede disfrutar mucho.

—La ley de la naturaleza. Un chico se convierte en hombre, y una chica se convierte en mujer. Pero si él se convierte en hombre mientras ella aún se está convirtiendo en mujer, el problema está en ese lapso de tiempo.