martes, 30 de enero de 2018

Reseña: Traición

Título: Traición.
Título original: Uglies.
Idioma original: Inglés.
Autor: Scott Westerfeld.

Páginas: 436.
Editorial: Montena.
Año de esta edición: 2009.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Saga: #1 Los feos.
Como todos los chicos de su edad, Tally está impaciente por cumplir los 16 años, porque entonces las autoridades la someterán a una operación estética para convertirla en perfecta. Pero justo antes de su cumpleaños, su mejor amiga, Shay, huye para unirse a la resistencia, un grupo de imperfectos que viven en una ciudad secreta. 

Entonces, las autoridades le ofrecen a Tally la peor de las disyuntivas: o ir en busca de Shay y devolverla al mundo civilizado o permanecer imperfecta para siempre…

Aunque la primera razón por la que me interesé por este libro fue su sinopsis, debo admitir que ver varias malas críticas extrañamente me dio todavía más ganas de probarlo. Y fue algo positivo al final, ya que haber estado preparada para algo no muy bueno, consiguió que me gustara más de lo esperado.

Para empezar, la historia me llamó la atención. Fue la primera distopía que leí y me pareció un género muy interesante, que me atrajo mucho y sin duda seguiré leyendo. La idea de una sociedad avanzada donde todos son “perfectos” y viven en total paz, considerando nuestro mundo actual como totalmente atrasado e incluso idiota, remarcando varios de nuestros grandes defectos como sociedad, se me hizo muy curioso y entretenido. Y no tan descabellado de imaginar en ciertos puntos.

En cuanto a personajes, la protagonista me gustó. A pesar que en un principio había cosas que no me agradaban de ella, me complació que se mostrara el pensamiento típico de alguien que vivía dentro de esa cultura. Demostraba claramente lo arraigadas que estaban las creencias y cómo todo el mundo aceptaba la situación sin cuestionarse nada. Así que prontamente la entendí y me interesó ver cómo iba descubriendo que lo que ella pensaba, en realidad no era más que una pauta impuesta por la sociedad y logra forjar su propio pensamiento. También su personalidad fue acertada, porque se me hizo bastante real y se adapta bien en esta historia, convirtiéndose en un personaje entrañable rápidamente. Además, me agradó poder apreciar su madurez a medida que va conociendo más del mundo, creo que ese proceso está bien planteado. 

Por el resto, Peris y Shay no me cayeron nunca del todo bien. De estos dos, conocemos más a fondo a Shay, y podríamos decir que es la desencadenante de todo, pero hubo algo en ella que no me convenció. Si bien me gustaba su forma de pensar al principio, y la entendí en muchos aspectos, siguió sin terminar de caerme bien. Pero tampoco es que se nos cuente demasiado sobre ella, y espero se pueda aprovechar mejor ambos personajes en los siguientes libros de la saga, que seguro que tienen más para dar. 

Luego, por otro lado, tendríamos a David, quien me gustó mucho más. Su forma de pensar, su manera de ser, su instinto, todo en él me cautivó. No llega a ser un personaje grandioso, puesto que en realidad, no hay personajes verdaderamente profundos y complejos aquí. Pero dentro de eso, David tenía bastante madurez y me atrajo como personaje, creo que fue un muy buen complemento para Tally y que además destaca por sí mismo también. 

La gran primera parte del libro me resultó un poco lenta. Si bien ocurrían cosas, no se sentían como grandes avances en la historia. Aunque debo aclarar que no es que fuese insoportable ni mucho menos, había cosas interesantes y por supuesto, se leía rápido igualmente. Pero en mi opinión todo se empezó a volver más atractivo cuando Tally se lanza a la gran aventura que le impusieron. Tal vez justamente por ello, la aventura que conllevó su viaje, el ir descubriendo nuevas cosas con ella y ver cómo se las arreglaba para sobrevivir y avanzar. Sin duda este fue uno de mis elementos favoritos de la trama.

El romance fue otro aspecto que disfruté. Me pareció correcta la forma de desarrollar la relación, sin ser apresurada y con un buen ritmo. Me hubiese agradado un poco más sobre la pareja principal, pero también creo que fue apropiado no centrarte tanto en eso para poder adentrarnos mejor en la historia central. Imagino que poco a poco irá avanzando su relación en los demás libros, y ojalá que se siga manejando igual de bien que aquí. 

Como mencioné ya, es muy fácil y rápido de leer. El lenguaje es sencillo y la historia no tiene grandes enredos. Consigue un acertado dinamismo pasando en el momento indicado —en general de un problema a otro. De cualquier forma, hay unas breves partes donde puede resultar un tanto tedioso, y en lo personal no me sumergió tanto en la lectura pese a todos sus puntos positivos; no fue de esos libros que no logras soltar hasta terminar. Sin embargo, cerca del final adquiere más fuerza y entonces sí, te engancha más a la trama.

Un detalle que no me terminó de convencer fueron las descripciones. No logré imaginarme del todo bien algunos lugares, no sé si es que no se expresó bien, no utilizó las palabras correctas, o qué. Los diálogos tampoco son algo notable, pero están bien. En general, el estilo de escritura del autor funciona, pero no es del todo destacable. Lleva bien la historia, crea buenos personajes, mantiene un correcto realismo —dentro de la ciencia ficción que posee, claro— y consigue una eficaz ambientación; no obstante, se mantiene en un nivel aceptable sin sobresalir en ninguno de estos aspectos.

He de decir que aunque el principio me resultó algo predecible, a medida que avanza van ocurriendo sucesos que no esperas, sobre todo ya cerca del final. De cualquier forma, la idea general de la historia no me parece del todo original, pero quizá sí la forma en que se desenvuelve la trama.

El final a mi juicio fue muy correcto, creo que la protagonista toma una decisión acertada y que reafirmó mi agrado hacia ella. Quedé con bastantes ganas de saber cómo sigue, y qué pasará a partir de esa resolución. 

Si bien no es un gran libro, la historia y los personajes me gustaron mucho. Es entretenido y se desarrolla de buena forma, tomando fuerza a medida que avanza. Lo recomendaría para alguien que no tenga demasiadas expectativas, pero se quiera entretener un rato con su lectura.

Tal vez pudiese ver de verdad más allá de su cara imperfecta. Tal vez lo que había dentro de ella le importase más que cualquier otra cosa.

Resolución retos 2017

O también llamado "el año en que me olvidé de los retos y me puse a mirar Supernatural, a escuchar musicales y a dibujar", pero eso quedaría muy largo de título. 

¡Hola! ¿Cómo están? Seguro que preguntándose qué hago yo aquí con esta entrada cuando estamos ya por entrar a febrero. Pero bueno, entre que unas amigas se quedaron en casa, luego fue mi cumpleaños y después mi sobrina fue la que se quedó, no tuve el tiempo de ponerme a escribir nada.  

Como sea, mejor tarde que nunca, dicen. Y aquí estamos con este gran fracaso que fueron mis retos del año pasado. Sin embargo, a diferencia del año anterior, no me siento mal por no haber cumplido estas metas; dado que en el 2017 descubrí dos grandes pasiones que seguro que se quedarán conmigo mucho tiempo, además de volver a otra que tenía abandonada desde hace tiempo.  

Empezar a ver Supernatural fue probablemente una de las mejores decisiones que tomé en el 2017, y aunque sé que sufriré esperando nuevos episodios y nuevas temporadas, estoy hiper feliz de ser parte del fandom, porque sus personajes me han hecho muy feliz en muy poco tiempo. Por otra parte, los musicales fueron otro increíble descubrimiento, puesto que nunca imaginé que los musicales me llamarían la atención, pero así fue. Todo empezó con Hamilton (al cual le dediqué un Recomendaciones, porque se lo merece) y se ha ido extendiendo por unos cuantos más. Y no me quedan dudas que seguiré escuchando todavía más en este 2018. 

También fui terriblemente feliz de reencontrarme con el dibujo, y estoy muy agradecida de tener ganas de dibujar casi todo el tiempo desde entonces. Hace muchísimo que no estaba tan entusiasmada con esta actividad y lo extrañaba un montón. 

Por lo que, en resumen, creo que fue un buen año aunque no haya podido completar las metas que me había planteado para el blog. No obstante, espero que con los cambios que haré, pueda alcanzar los retos para el 2018.  


Retos superados: 

Reto: Ver 7 temporadas de series.
Logro18 temporadas vistas.

Mi plan para este reto era verme un par de series de aproximadamente 5 temporadas, pero luego vino Supernatural y me cambió todo lo que había pensado. Sin embargo, eso hizo que fuese aún más simple completarlo, e incluso superar el doble de la cantidad que me había propuesto.




Retos sin acabar: 

Reto: Ver 70 capítulos de anime.
Logro: 13 capítulos vistos.

Sí, sí, un fracaso total. Apenas vi un anime en todo el año y encima fue bastante malo. Pero, por alguna razón, al igual que en 2016, no tuve muchas ganas de ver anime. A ver si este año esto cambia por fin.




Reto: Leer 30 tomos de manga.
Logro: 11 tomos leídos.

A pesar de que me faltaron unos cuantos para completar el reto, este no me da tanta pena. Si bien leí mangas con pocos tomos, fueron unas cuantas historias, por lo que no fue un fracaso absoluto.




Reto: Ver 7 dramas.
Logro: 1 drama visto.

Al igual que con el anime, ver dramas me dio mucha pereza en el 2017. El único que vi me resultó terriblemente difícil de empezar, aunque por la mitad logré engancharme y ya fue más entretenido a partir de ahí, pero no junté más energía para empezar algún otro.



Reto: Leer 7 libros.
Logro4 libros.

Este reto siempre me da taaanta pena. Al menos, para consolarme, este año por fin probé al señor Stephen King y adoré mi primera novela de él. Inicié también con Neil Gaiman, aunque no fue lo que yo esperaba, pero tengo un par de libros más de él para darle unas segunda y tercera oportunidad. 


Reto: Ver 5 series animadas.
Logro2 series animadas vistas.

Aunque me hubiese gustado completar este reto, sinceramente tampoco me importa demasiado no haberlo logrado. 





Retos sin empezar:

Reto: Terminar 10 videojuegos.
Logro0 videojuegos terminados.

Además de que jugué muy poco en 2017, los pocos juegos que probé no llegué a terminarlos, por lo que esto quedó en nada, desgraciadamente.




Reto: Reseñar 7 películas.
Logro0 películas reseñadas.

Y algo parecido pasó con este: vi varias películas, pero no tuve tiempo o ganas de ponerme a hacer la reseña. Vagancia: 1; Carina: 0.







Y esas fueron las conclusiones de los retos del año pasado. Ya hablé bastante al principio así que no me quiero estirar mucho más. 

Realmente espero que hayan pasado un muy buen 2017 y que este año les traiga lo mejor de igual forma.

Ojalá lo estén pasando excelente, ¡un gran abrazo para todos!

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Random: Recomendaciones (2): Hamilton

Este es el lugar para compartir con ustedes cualquier material que encuentro interesante y que no entra en ninguna de las categorías de otras secciones, por lo tanto, será bastante variado. 


HAMILTON

Llevo más de un mes escuchando casi exclusivamente las canciones de Hamilton, y todavía no había traído nada relacionado a este musical al blog. Por suerte, recordé que tenía esta sección abandonada y no había mejor forma de hablar de esta obra que en un Recomendaciones.

Hamilton: An American Musical es un musical sobre la vida de Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos; con letras, música y guion de Lin Manuel Miranda. El espectáculo fue inspirado en la biografía de 2004 "Alexander Hamilton" escrita por el historiador Ron Chernow.

El musical debutó en febrero del 2015 en el Teatro Público de Nueva York, hasta agosto del mismo año; cuando fue trasladado al teatro Richard Rodgers del circuito de Broadway, donde logró gran éxito en críticas y taquilla. Entre sus principales reconocimientos están haber ganado once premios Tony, un Grammy a mejor musical, un Pulitzer a mejor drama y siete premios Drama Desk.

Reparto original de Broadway (2015):
Alexander Hamilton: Lin Manuel Miranda
Aaron Burr: Leslie Odom, Jr.
Eliza Schuyler Hamilton: Phillipa Soo
Angelica Schuyler Church: Renée Elise Goldsberry
Marqués de La Fayette / Thomas Jefferson: Daveed Diggs
George Washington: Christopher Jackson
Rey 
George III: Jonathan Groff
John Laurens / Philip Hamilton: Anthony Ramos
Peggy Schuyler / Maria Reynolds: Jasmine Cephas Jones
Hercules Mulligan / James Madison: Okieriete Onaodowan


No pensaba nombrar al elenco, pues ha variado bastante con el tiempo y no quería hacer una lista demasiado larga; pero lo cierto es que, luego de todos los videos vistos, le he tomado cariño el elenco original y quería mencionarlos.

Yo conocí Hamilton a través de algunas booktubers que sigo, las cuales se enamoraron del musical y no dejaban de recomendarlo. Por su insistencia, decidí probar y escuchar Alexander Hamilton, que es la primera canción del musical; pero no me gustó mucho en ese tiempo. Recuerdo que mis palabras fueron "demasiado rap para mí". Porque sí, a pesar de que mezcla varios estilos musicales, los que predominan son el rap y el hip-hop, lo cual hace un contraste muy interesante. ¿Quién imaginaría una obra histórica contada a través del rap? Pero lo cierto es que funciona y probablemente sea una de las claves de su éxito.

Luego del primer fracaso, no seguí intentando hasta que un tiempo después me topé con el booktag de Hamilton que hizo Fa, en el cual, en vez de cantar la canción nombrada ella explicaba de qué iba. Luego de escuchar de qué trataba la primera canción del Rey George III, You'll be back, fui inmediatamente a escucharla porque me pareció una idea muy graciosa. Fue entonces que descubrí el gran humor que posee la obra y ahí me conquistó. 

Poco a poco me empezaron a gustar más y más canciones, y un día decidí por fin escucharlas todas en orden para poder entender la trama. Y fue fantástica. Me encanta cómo Lin Manuel Miranda logra contar la historia de Hamilton de una manera tan entretenida, con humor, drama, unos personajes estupendos y esas canciones tan fantásticas. Que sí, al final el hecho de que tuvieran o no rap daba igual, porque las letras y la música son demasiado buenas como para que el género importe. 

Así que, después de toda esta palabrería, lo que quería decir es que, por favor, escuchen algunas canciones del musical (leyendo las letras también, si no saben inglés). Denle una oportunidad, si no lo conocían. Aunque los musicales no les llamen la atención, o aunque no les guste el rap, como era mi caso, prueben con algunas canciones (mis recomendaciones para empezar podrían ser Non-stop, My shot, You'll be back, The Schuyler sisters, Dear Theodosia y What'd I miss?) y vean qué tal. Si ya luego de escucharlas no les gusta, pues bueno. Pero si alguna les llama la atención, sigan adelante. Tómense el tiempo de escuchar el cast recording entero (la "banda sonora" del musical) y únanse al fandom, que es de lo más divertido. 

Como no podía ser de otra forma, antes de finalizar esta recomendación les dejo algunos videos para que puedan ir probando...

Este es de cuando Hamilton tuvo sus dieciséis nominaciones al Tony, con fragmentos del musical y parte de My shot de fondo:

Este otro es de cuando los Obama (fans de la obra también) invitaron al elenco a la Casa Blanca. Cantan Alexander Hamilton y The Schuyler sisters:

Y con este último estoy haciendo algo de trampa, pues aquí no sale el elenco, sino que es un video del canal Working with Lemons, donde hacen videos en "vida real" de diferentes musicales (la mayoría de Disney) y algunos otros de humor. Solo he visto los videos musicales, y debo decir que están muy muy bien; de Hamilton han hecho unas 5 canciones en 4 videos. Les quiero compartir el de You'll be back ya que, como mencioné, fue la canción que me inició en Hamilton y le tengo mucho cariño. Espero les guste:

Y ya para finalizar, dejarles el canal oficial en Youtube de Hamilton: An American Musical, donde comparten noticias, detrás de escenas, videos divertidos de los actores, etc. Está bueno echarle una mirada si ya les gusta la obra.

Con esto y la sensación del deber cumplido, me retiro. ¡Ojalá tengan un muy buen día, saludos!

Reseña: Unsupervised

Título: Unsupervised.
Título original: Unsupervised.
Idioma original: Inglés.

Género: Comedia.
Año: 2012.
País: Estados Unidos.
Episodios: 13 (cancelada).

Duración aprox. de los episodios: 20 minutos.


«Sin supervisión» gira en torno a Gary y Joel, dos amigos de 15 años que atraviesan las desventuras de su vida adolescente de la mejor manera posible. Todo ello desamparados y sin rumbo, ante la ausencia total de alguien mayor que les sirva como guía o que los aconseje.

Debo decir que no tenía muchas expectativas con esta serie, pero siempre me gusta aventurarme con toda clase de obras, nunca se sabe cuándo te pueden sorprender. En fin, aunque al principio me entretuvo, a medida que pasaban los capítulos fue más difícil de continuar puesto que se me empezaba a hacer repetitiva y sin gracia.

La historia central es muy común en series de este estilo: dos chicos haciendo travesuras sin ninguna supervisión de adultos —en este caso—, y da una gran libertad a los escritores para trabajar con sus episodios y abordar diferentes temas. Y aunque hacen esto, por desgracia en varias ocasiones las temáticas que eligen son bastante insulsas y vuelven a ese capítulo en algo completamente olvidable. No obstante, he de decir que no todos son así.

Sus personajes fueron posiblemente lo que más me llamó la atención al comienzo. Si bien hay mucho estereotipo, los dos protagonistas me agradaron, ya que pese a tener personalidades bastante acordes a su edad y rango social volviéndolos bastante estúpidos e inconscientes para ciertas cosas, detrás de eso, eran chicos que querían avanzar, ayudar a los demás, estudiar y ser mejores. Esas características no son muy comunes en los protagonistas de estas series, dado que la mayoría suelen preocuparse poco por el resto de personajes. Esto logró que, cuanto menos, fueran un poco entrañables.

El resto de elenco de personajes es bastante variado, lo cual es bueno. Sin embargo, no destacan mucho y no se profundiza tampoco en sus historias. Aunque aportan contenido en mayor o menor medida, en general parece que estuvieran allí como un acompañamiento para los protagonistas.

La crítica social que pretende no suele resultar, al menos en la mayoría de capítulos. Como dije antes, en ocasiones las temáticas que trata o bien no son interesantes o la forma de tratarlas no resulta. Creo que el guion tiene varios fallos, no supieron aprovechar bien sus personajes y las situaciones que podrían haber creado con ellos.

Asimismo, el humor es inestable. Algunas veces consigue hacerte reír, pero muchas otras veces no. Luego de los primeros episodios muchas de las situaciones cómicas comienzan a repetirse y el humor va disminuyendo. De la misma forma, los personajes y las circunstancias en las que se encuentran se vuelven eventualmente más predecibles, haciendo que la expectativa del espectador decaiga.

Por otra parte, su realismo es relativo, pues cuenta con situaciones un tanto absurdas, pero que le van bien ya que no es una serie que intente ser muy fiel a la realidad, sino que mayormente suele exagerar. En lo personal esperaba que se basara más en la cotidianidad, pero tampoco me parece que ese sea un punto negativo el haber ido por otro lado, aunque no lo aprovecharon correctamente. 

La animación es limitada pero no a un nivel que llegue a molestar, por el contrario, me parece correcta para este estilo de serie. Es interesante el contraste entre los personajes, los fondos y las animaciones en 3D, pese a que estas a veces se sienten como que no encajan bien en la estética. Los escenarios, por su parte, usan texturas más realistas —en comparación al los personajes— que le dan un toque diferente, y aunque en general son estáticos, me agradaban porque tienen una gran cantidad de detalles y se notan cuidados. En diseño de personajes igualmente no estuvo mal, a pesar de no ser demasiado original.

La música no destaca aunque tampoco está mal, no es demasiada, pero le va bien al estilo de la serie. La ambientación en general es particular y bien lograda, otorgándole ese toque gamberro que queda bien con los personajes y la historia.

No obstante, no consigue una total inmersión en la trama ni un enganche, pero ver los episodios sueltos sin más consigue entretener, más o menos.

El final no concluye nada ya que la serie fue cancelada, y ciertamente el último capítulo que posee, en mi opinión, es uno de los peores, o al menos de los que menos me han gustado. Por tanto, consigue así que la visión final de todo se sienta mayormente negativa. 

Pese a tener algunos puntos buenos e interesantes, sobre todo con sus protagonistas, la serie falla en muchos aspectos y no sería una obra que llegaría a recomendar de ninguna manera.

domingo, 27 de agosto de 2017

Reseña: Another

Título: Another.
Título original: Anazā.
Género: Suspenso, misterio, gore.
Año: 2012.
Episodios: 12.
Ovas: 1.
Película: Sí, live action.
Basado en: Novela.

Durante el año 1972, Misaki, un popular estudiante de la clase 3-3 de la Yomiyama North Middle School, murió repentinamente a mitad de curso. Impactados por la pérdida, sus compañeros y profesores siguieron actuando como si estuviera vivo. Tal es así que incluso pudo vislumbrarse una extraña presencia en la foto de graduación. 

En la primavera de 1998, un chico de 15 años llamado Kouichi Sakakibara es trasladado a esa misma clase. Allí conoce a Mei Misaki, una chica bastante rara a la que tanto sus profesores como compañeros de clase ignoran. De manera inesperada una serie de asesinatos causa la desesperación en la clase. Kouichi y Mei se proponen descubrir la causa antes de convertirse en las próximas víctimas.

Hace tiempo que tenía ganas de ver este anime, pues me lo habían recomendado bastante. Es el primero de misterio que veo y me pareció muy bueno, una acertada elección para mi primera incursión en el género. Es cierto que tenía expectativas altas lo que no siempre es bueno, ya que muchos lo consideran un anime excelente, pero Another cumplió de forma correcta.

La historia es original e interesante, sin llegar a ser rebuscada o complicada de entender. Nos introducimos en ella junto con el protagonista y nos vamos enterando de todo con él. Me gustó cómo te hacían creer una cosa, y luego te dabas cuenta de que no era así, si no algo totalmente diferente, e incluso más extraño. Me agrada la presentación de la historia y cómo a paso lento nos vamos adentrando a los grandes secretos que se ocultan en la nueva clase de Kouichi Sakakibara.

Los personajes no me llamaron por completo la atención. Si bien no están mal, no logran trasmitir lo suficiente y sus personalidades en general se sienten vacías o forzadas. El protagonista, si bien me agradó, no llegó a destacar tanto y quedó opacado por Mei. Esta chica, con su aura de tranquilidad y misterio que perdura durante toda la serie sumándole algo de ternura que proboca el diseño de su personaje, es la que resulta más atractiva para el espectador y, a su vez, junto con el protagonista, la que más conoceremos a lo largo de la trama. Incluso, sin duda, Mei es el icono y lo primero que se piensa al referirse a este anime.

Su realismo no fue de lo mejor que tiene. No me terminé de creer la historia por algunas explicaciones que me faltaron. Además del hecho de que los toques gore en ocasiones eran un tanto absurdos. He de agregar, con respecto a estos, que no estuvieron mal. El uso de la sangre no fue algo excesivo por lo menos hasta el final y resultaba acertado para resaltar el ambiente macabro.

Contiene una perfecta atmósfera de misterio e intriga. Me pareció interesante, por ejemplo, su forma de crear una escena lenta y tensa con planos relativamente largos de imágenes estáticas —o casi—, pero pudiendo igualmente sorprender luego con una buena escena de acción. Todo esto ayudado con una excelente musicalización, que resalta muy bien cada momento. Y de este aspecto debo mencionar también su opening que en lo personal me encantó. Su ambientación en general es muy buena y le da ese toque sombrío que una serie como esta necesita, y ayuda muchísimo a adentrarte en la historia más rápidamente. 

En cuanto a lo visual, el dibujo es hermoso. Me encantó. Los paisajes y escenarios son increíbles, se ve muy cuidados y detallados, quedé alucinada con ellos. El diseño de los personajes, por otra parte, está bien, pero no me fascinaron tanto. Con respecto a la animación, también me pareció correcta. Aunque, como me ha pasado antes, en ocasiones sentí que los personajes estaban sobre una pintura, al ser el fondo tan bueno —y muchas veces estático daba la impresión de que el personaje estaba alejado de él y no se veían como un conjunto. De cualquier forma, fue un detalle menor. Estéticamente me complació y no puedo dejar de destacar este aspecto.

Como adaptación al manga empezó bien. Sin embargo, hay varios cambios. No puedo evitar que estos me molesten un poco, aunque en realidad no afectan demasiado a la historia en síal menos hasta llegado el final, el cual es muy diferente al del manga. Se podría decir que este es más «espectacular», sin embargo, prefiero el del manga. Quedé un poco descontenta porque hubo algunas cosas que se me hicieron muy poco creíbles dentro de este final, que se sintió un tanto caótico y sin sentido. Una de las cosas que más me molesto fue lo que hicieron con Kazami Tomohiko, ya que dentro del manga era un personaje que me agradaba, y aquí lo cambian completamente. Aunque esto no desmerece todo lo anterior, ni llega a ser desastroso. Simplemente no me convenció tanto.

Como sea, en conjunto quedé muy conforme con este anime. No fue la maravilla que esperaba, pues si bien la historia, y en general visualmente me gustó mucho, hubieron ciertos detalles en la trama y en los personajes que terminaron haciendo que no me encantara por completo. No obstante, se disfruta mucho y entiendo completamente su fama dentro de este género.

Me parece un excelente anime para los que quieran empezar a ver este género de misterio con un poco de gore. Tiene una buena historia y un adecuado desarrollo, siendo bastante atrapante por su imprevisibilidad. Si bien tiene algunas cosas que no me convencieron, puede llegar a entretener mucho, por lo que queda recomendado sin duda.