viernes, 26 de mayo de 2017

Reseña: Atomic runner

Título: Atomic runner.
Título original: Atomic Runner Chelnov - Tatakau Ningen Hatsudensho.
Idioma original: Japonés.
Creador/Desarrolladores: Data East.
Género: Acción, shoot 'em up (shooter con desplazamiento de pantalla).
Plataformas: Arcade, Sega Mega Drive (Genesis), Wii y X68000.
Modo de juego: 1 jugador.
Año: 1992 (la versión original en 1988).
País: Japón.
Chelnov es un joven científico que una vez vivió felizmente con su padre y su hermana. Un día, mientras caminaba por la calle, oyó el sonido de una enorme explosión y al llegar al lugar de donde provenía, se encontró con su padre tendido en el suelo, sangrando. Antes de morir, él le dijo que la explosión fue causada por los Deathtarians, una raza de alienígenas que afirmaban ser la población original de la Tierra y que querían controlar el planeta. Mencionó también que además habían secuestraron a su hermana. 

Por lo tanto, Chelnov agarró un traje especial hecho por su padre que le dio poderes superhumanos y lo convirtió en un "Atomic Runner". Sin embargo, los Deathtarians lo atraparon y lo encarcelaron, pero él escapó de la prisión y ahora está enfrentándolos...

Este juego lo jugué, no porque me interesara especialmente, sino que elegí al azar un juego de la Sega Genesis para probar y justo salió este. Seguiré esta dinámica de vez en cuando, ya que hay muchos juegos para esa plataforma y me gustaría probar todos los que pueda de manera aleatoria. 

Para iniciar con Atomic runner debo decir que la trama es muy floja y carente de mucho sentido. Sin embargo es cierto que ya el hecho de tener una historia es un punto, porque en los juegos de este estilo la mayoría de las veces ni se gastan en dar un motivo por el cual el personaje lucha (más que la supervivencia del mismo). No obstante, dejando eso de lado, es demasiado simple y cliché, no aporta demasiado ni es algo que se extienda durante su desarrollo, simplemente se menciona al principio y para darle un cierre al final. Tanto así que hasta podría no estar y tampoco se echaría en falta, la verdad.

De cualquier forma, el estilo de juego me agrada. Los plataformeros siempre suelen gustarme y recuerdo con cariño algunos de estos shooter con desplazamiento de pantalla que jugaba cuando era más pequeña, por lo que me resultó cómodo volver a esa época con este. Aunque por momentos me sentí apabullada por la cantidad de enemigos, ya que aunque me agradan no es que esté demasiado acostumbrada a jugar a esta clase de juegos, pero no fue algo que me disgustara tampoco. Casi que al contrario, hacía la experiencia más entretenida. 

En cuanto a gráficos no está del todo mal. La versión para Sega Genesis —la que yo jugué— muestra un muy buen avance con respecto a la versión original arcade, tanto así que al principio pensaba que se trataba de una secuela. Hay un especial rediseño en los escenarios y los enemigos, y pese a que es sin duda más elaborado que el original, no me terminó de agradar. Sentí que no había gran variedad, todo parecía demasiado similar entre sí; incluso los jefes no innovan, pues repiten en ocasiones el estilo de ataques que tienen. Por otra parte, en lo que más se nota un destaque en relación al resto de las animaciones es en los ataques del personaje principal.

Con el apartado musical me pasó algo similar, si bien me parecieron interesantes las melodías que poseía el juego, prontamente se me hacían repetitivas y cansinas. En cuanto a los efectos de sonido, no eran muchos, pero igualmente no estaban mal.

Esto de haberlo percibido muy monótono fue el punto que más me molestó. No sé si quizá yo tardaba demasiado en pasarme las pantallas y eso influía, puede ser. Pero en general, me parecía que por más que los escenarios cambiaban, la estética era demasiado parecida y sobre todo los enemigos se repetían constantemente, algunos de ellos los podías encontrar tanto en el primer nivel como en el último, sin siquiera una pequeña variación de diseño. Y eso conseguía que se tuviera la sensación de no progresar.

En lo personal no me entretuvo tanto, y creo que fue principalmente consecuencia de eso. No me provocaba muchas ganas de seguir jugando y sentía que, pese a haber avanzado ya bastante, seguía igual que en el comienzo.

Por otro lado, la dificultad me pareció acertada, pues es bastante complicado. Pudo tratarse también de que yo soy mala en esta clase de juegos, ya que me costó superarlo en especial a los jefes, obviamente. Las pantallas eran bastante cortas, y si más o menos se dominaba al personaje y se conocía las características de los enemigos no resultaba tan complicado de superar, pero llegar a hacer eso llevaba un tiempo. Una de las características que lo dificultaban más era que el protagonista solo soportaba un impacto enemigo antes de morir, pero por suerte el juego tenía muchos puntos de guardado relativamente cercanos, haciendo que al menos no tuvieras que retroceder demasiado una vez que perdías una vida.

La extensión del juego me pareció adecuada también, ya que agregar aun más lo habría podido convertir en aburrido, y un poco menos tal vez lo volvía más fácil de lo que se pretendía. Por lo tanto, estuvo correcta la cantidad de niveles que contenía.

El final fue lo esperado y no resaltó demasiado, de acuerdo con el nivel que el juego mostró en toda su desarrollo. Por supuesto, el jefe final fue el más difícil de todos como debía ser— y me costó un buen tiempo derrotarlo, por lo que al menos quedé satisfecha al terminarlo. 

No es un mal juego, sin embargo no logró entretenerme tanto. La historia es demasiado común y tanto los escenarios como enemigos no mostraron una variedad interesante que me llamara la atención. A pesar de esto, la dificultad elevada, la correcta duración y el estilo de juego es lo que lo salva. 

sábado, 22 de abril de 2017

Reseña: Tokkô

Título original: Tokkô.
Título en español: Fuerza especial de seguridad pública («Tokkô» es la abreviatura en japonés)
Autor: Tôru Fujisawa.
Año: 2003.
Tomos: 3.
Demografía/Género: Seinen, acción, horror, fantasía, gore.
Anime/película: Sí, anime.

Ranmaru Shindô es un investigador de Tokki (División de las Tropas Móviles Especiales de Investigación), grupo al que se une para investigar un sangriento caso que aconteció en un complejo de departamentos ubicado en Machida; allí murieron casi todos sus ocupantes, incluyendo a sus padres, razón por lo cual Shindô jura cobrar venganza. 

Al pasar un tiempo comienza a pensar que no logrará nada, pero un día conoce a una mujer misteriosa que ha visto en sus sueños. La chica trabaja en la Sección 2 de Tokki mejor conocida como Tokkô—; ella al darse cuenta de que Shindô es especial lo integra a la Sección 2. A partir de entonces, su vida dará un cambio drástico.

Tenía bastantes ganas de volver a leer algo de terror en el manga, y cuando me encontré con esta serie corta decidí darle una oportunidad. Una parte de mí sabía que iba a ser mala, pero la otra quería tener esperanza, porque, «si tenía un anime algo bueno debía de esconder». Pero no, luego de haberlo leído me pregunto cómo es que llevaron este manga al anime y otros infinitamente mejores no tienen adaptación animada.

Como sea, lo que trato de decir es que no me gustó. La historia quizá es lo más rescatable; puesto que —a pesar de tener un montón de errores y dejar mil cosas sin resolver— la idea es interesante y si se hubiese enfocado de otra forma, con mejores personajes y desarrollo, seguro habría salido algo mucho mejor.

Los personajes son desastrosos. No solo terriblemente faltos de personalidad, sino que no transmiten nada, les falta sentido común y en general se sienten terriblemente falsos. No obstante, lo peor para mí fue esta estupidez constante que conseguía frustrarme extremadamente rápido. Es que, por poner un ejemplo, ¿de verdad habría alguien tan idiota de ir a buscar a un demonio totalmente desarmado? Todo era un gran cúmulo de tonterías que provocaba que pareciera casi una parodia.

Como digo, hay un montón de situaciones absurdas y que hacen que el realismo de esta serie sea nulo —y por supuesto no me refiero al elemento fantástico que tiene—; pero creo que lo más grave era que los personajes parecían tener un problema de comprensión. No quiero desvelar mucho, pero no podía entender cómo si había personajes que sabían cómo luchar contra los villanos, no compartían la información que tenían para que todo el mundo —o al menos, el resto de los integrantes de las fuerzas especiales de investigación— supieran cómo combatirlos también. No sé, me parecía una buena idea para evitar que decenas de investigadores murieran intentando enfrentarse de manera inútil contra ellos mientras los de Tokkô aparecían. Y no hay que olvidarse de la falta de comprensión de estos investigadores de seguir utilizando un método que ya les dijeron que no sirve, en vez de uno efectivo. De todos modos, ¿qué podían perder, además de la vida?

También, la forma de presentar los problemas o de contarle al lector qué era lo que estaba sucediendo arruinaba totalmente cualquier tipo de inmersión que hubiese conseguido anteriormente. Prácticamente, leer toda la historia como el monólogo de un personaje era casi tan anticlimático como si el autor hubiese puesto «esto fue lo que sucedió:» y un gran bloque de texto explicando todo. Así como también era muy ridículo que un personaje se guardara información haciéndose el misterioso cuando, no solo el lector se lo podía imaginar desde hacía tiempo, sino que era relevante para la seguridad de los demás. Pero bueno, vale la pena arriesgar vidas para parecer intrigante, ¿cierto?

Y aunque no todo es tan previsible, la idea no es tan original como para realmente sorprender. De hecho, es bastante fácil adivinar más o menos lo que va ocurriendo antes de que el protagonista se dé cuenta —y el personaje de turno haga su monólogo para explicarlo y que quede bien claro—.

Otro detalle que tiene es que en el momento preciso —por casualidades de la vida, ni un segundo antes ni uno después— aparece un personaje para salvar a otro de los protagonistas en peligro. No obstante, siendo sincera, de entre todos los errores que tiene esto no es algo que me moleste especialmente, muchas obras tienen este recurso, y si bien no me gusta, al menos es algo que puedo ignorar.

Sin embargo, intenta —recalco: intenta— tener momentos de comedia que fallan estrepitosamente. Además de agregar un poco de ecchi innecesario y que no aporta nada. Ambas cosas se sienten forzadas en una historia que busca ser oscura.

Y ese es otro punto, el manga no consigue transmitir nada. Al menos a mí me dejó totalmente indiferente, y esto mucho tiene que ver con la gran falta de carácter de los personajes, así como también que al ser tan poco creíble en tantos aspectos era muy difícil meterse en la historia que quería contar. Por tanto, me pareció que su exceso de gore era un intento desesperado de provocar alguna reacción, y —salvo alguna parte del tercer tomo— vuelve a fallar.  

Respecto al dibujo, por desgracia tampoco se salva. No es horrible, pero no llega a ser bonito. Muchos de los fondos son fotografías o simplemente en blanco, y el diseño de personajes —además de que no me agradó— era muy similar entre todos y se confundían fácilmente unos con otros. Sumando el que sus expresiones eran casi las mismas todo el tiempo.

Es una pena, porque al empezarlo admito que el prólogo dentro de lo que es esta obra me gustó. Pero ya una vez que comienza la historia del protagonista todos sus defectos salen a la luz y se vuelve peor a medida que avanza.

Y para darle el toque final, la trama está sin terminar. Al autor le pareció que en el tomo 3 en lugar de darle un cierre a la historia, comenzar a contar la vida de otros personajes era buena idea. De cualquier forma, por lo que estuve averiguando, 10 años después de la publicación de este manga lanzó Tokkô zero, una secuela —o precuela, no lo sé— que al parecer ya terminó, pero no hay casi ninguna información sobre ella en internet. Lo poco que conseguí decía que la trama tampoco tiene un fin en esa nueva historia, así que ¿qué más da? Para resumir: ahórrense esta obra. 

Para nada recomendada. Mal desarrollo de la historia, terribles personajes, situaciones absurdas por doquier y para peor no tiene un desenlace del problema que propone. Una pérdida de tiempo. 

lunes, 3 de abril de 2017

Reseña: Mission Hill

Título: Mission Hill.
Título original: Mission Hill.
Idioma original: Inglés.

Género: Comedia de situación.
Año: 1999.
País: Estados Unidos.
Episodios: 13 (cancelada).

Duración aprox. de los episodios: 21 minutos.


Andy French es un aspirante a caricaturista incapaz de conservar un empleo o una novia, a la vez que comparte un departamento en Mission Hill con otros dos excéntricos compañeros y su hermano adolescente, Kevin, al cual tuvo que acoger y cuidar por más que le pese cuando sus padres decidieron mudarse y no llevarse a ninguno de sus hijos. Sin embargo, este cuarteto de individuos dispares lucha contra las bizarras pruebas de la vida en su día a día, mientras aprenden a llevarse bien unos con otros.

Recordaba haber visto esta serie hace varios años, y que me había gustado. Me acordaba levemente de que me había parecido muy divertida en aquél tiempo, por lo que cuando la encontré una vez más, y descubrí su corta duración, me aventuré a ella de nuevo. Sin embargo, para mi sorpresa, esta segunda vez que la vi ya no me resultó tan cómica como en mi memoria.

La trama es muy simple, incluso a veces vacía. Si bien se trata de una comedia de situación, creo que se podría haber aprovechado mucho mejor la interacción entre la variedad de personajes que posee. Pero aun si se la tomara como una historia que se centra en el humor, tampoco así consigue resaltar.

Uno de sus grandes problemas son los personajes. Carecen completamente de carácter, todos son unos genéricos estereotipos, que no aportan nada destacable o distintivo a la serie. No poseen prácticamente desarrollo, por lo que se conoce solamente lo superficial de cada uno y eso no es suficiente para generar verdadera empatía.

A pesar de que sus personajes no destaquen particularmente, tampoco son odiosos. Pueden llegar a ser identificables con algún conocido fácilmente, lo cual seguramente es el objetivo. Algunos son obviamente más agradables que otros, pero lo que más me entusiasmó fue la variedad. Claro que sin duda me hubiese gustado conocerlos en mayor profundidad, sobre todo a los vecinos y compañeros de piso de los protagonistas. Podrían haber sido muy interesantes si se hubiesen explotado mejor. 

También habría apreciado interacciones más significativas entre los hermanos protagonistas, por poner un ejemplo, aunque en general las relaciones al igual que los personajes en sí se sienten algo flojas o triviales. De cualquier forma, sus vínculos y manera de comportarse entre sí es bastante realista incluso sin adentrarse demasiado en ello.

La mayoría de situaciones son predecibles, ya que las personalidades estereotipadas hacen que fácilmente el espectador sepa qué hará cada personaje en las diferentes circunstancias. No obstante, el humor resulta con suficiente efectividad y no se vuelve cansina o aburrida.

Visualmente tiene un estilo único. El diseño de personajes me gusta mucho, caricaturescos pero suficientemente reales, además de que le queda fantástico a esta serie por lo simpáticos y variados que resultan. La paleta de colores es genial, no solamente la viveza que desprende por lo intenso de los colores, sino la fantástica utilización a la hora de sombras y luces. El escenario también es muy interesante y junto con una animación correcta, todo esto consigue crear una buena ambientación, y le otorga personalidad al diseño.

Por desgracia, aun con sus excelentes aspectos visuales, no logra una inmersión completa en la trama. No podría decir con exactitud cuál es la razón de esto, además de que puede que a otra persona sí llegue a adentrarlo, pero en mi caso, no consiguió hacerme enganchar del todo.

Me agradó que los capítulos en general dividan el protagonismo entre Andy y Kevin, normalmente mostrando a cada uno meterse en problemas aunque en ocasiones uno de los dos ocupa el mayor tiempo del episodio. Pero me parece bueno que casi siempre podamos saber de los dos, puesto que es una forma de agregarle mayor dinamismo al no hacer girar la trama por completo en un solo personaje.

El guion tiene sus aciertos, en algunas circunstancias realizan parodias o críticas bastante interesantes. Además, me agrada como todo tiene un tono absurdo, pero se trata en realidad de temas bastante cotidianos y sobre todo realistas. Sumándole a esto ese estilo moderno y juvenil que tiene, incluso a pesar de los años que lleva ya, lo hace bastante interesante para el público al cual va dirigido. 

Es una serie que fue cancelada, por lo que no cuenta con un final propiamente dicho. Sin embargo, el último capítulo que hay fue uno de mis favoritos. Me hubiese gustado ver algún tipo de desenlace a la situación de los hermanos, aunque a la vez me alegra que no haya sido una serie demasiado larga, porque creo que eso la habría perjudicado más. 

Si bien considero que se podría haber aprovechado mejor, es entretenida. Se hace amena y al ser tan corta se ve muy rápido. No la recomiendo especialmente, pero no está mal conocerla para pasar el rato.

viernes, 17 de marzo de 2017

Reseña: 4PM

Título: 4PM.
Título original: 4PM.
Idioma original: Inglés.
Creador/Desarrolladores: Bojan Brbora.
Género: Narrativo, drama.
Plataformas: PC
Modo de juego: Un jugador.
Año: 2014.
País: Inglaterra.
4PM es un corto juego narrativo para PC con valores de producción cinematográficos. Pone al jugador en los zapatos de una mujer alcohólica en el día más importante de su vida, en el que su pasado, presente y futuro se unen para un final de día dramático.

Conocí este juego hace tiempo, y la primera vez que vi algo sobre él me llamó la atención, tanto por su corta extensión como por el tema que trata. Pero para mi desgracia, no fue lo que esperaba. Y debo decir que al final fue un alivio el que fuera tan corto.

La trama fue lo más decepcionante. Toca cuestiones complejas y difíciles, y son tratadas de una manera tan mala, con tanta liviandad y simpleza, que es hasta molesto. Más que nada porque esto le quita toda la profundidad y drama que podría haber conseguido. No logra despertar ninguna emoción en el jugador y desperdicia una idea que podría haber sido interesante.

Los personajes de igual forma son patéticos. Planos e irreales a más no poder. Prácticamente no conocemos nada sobre ellos, incluso a pesar de enterarnos del pasado de la protagonista, esta carece de personalidad; y sus acciones, junto con la de los demás personajes relativamente destacables que son muy pocos, no son creíbles. Ninguno de ellos consigue ser interesante, o transmitir algo.

La modalidad de juego tampoco me pareció acertada. La idea de guiarnos a través de una historia con pocas interacciones en realidad me gusta, pero cuando hay una buena trama detrás para sostenerlo. Aquí no sucede eso, y la falta de libertad es incómoda y aburrida. Además, los momentos donde se debe ir a contratiempo o escabullirse no van bien con el juego. Aprecio el intento de agregar algo de mayor interacción, pero tampoco funciona. No tiene nada que ver con la trama que se intenta mostrar, se sienten forzados, y encima su dificultad es extremadamente sencilla, por lo que continúa sin conseguir ser atractivo para el jugador.

Otro punto que me desilusionó fue la toma de decisiones. Pensé que estas tendrían mayor influencia en el desenlace, o que habría más cantidad de finales. Sin embargo solamente hay un par de elecciones que realmente afectan lo que ocurrirá en la resolución.

Visualmente tiene algunos aciertos, pero también continúa con varios fallos. Me gustaron los efectos de iluminación, conseguían crear bien ciertos escenarios y otorgarles un aire algo depresivo, que va bien con la historia que intenta contar. Además, la simulación del movimiento de cámara era interesante, un poco exagerada tal vez, pero me agradó ese detalle. Sin embargo, el diseño de los escenarios era muy simple y vacío, y el de los personajes deja mucho que desear también, sus rostros sobre todo se veían muy extraños. Esto, sumado a la falta de personalidad que tenían los hacía aún menos atrayentes.

Musicalmente tampoco era destacable, pero sí me pareció correcto el sonido ambiente a veces quedaba un tanto desubicado por la falta de contenido en los escenarios, pero buenoEn general la ambientación no es buena, no logra adentrarte ni por ese lado ni por la historia. Y por desgracia, sumando más desaciertos, los diálogos también dejan mucho qué desear. 

Si bien no resulta predecible, la forma en que se nos presenta el misterio oculto de la historia la sentí muy brusca y no me pareció la mejor. Además, repitiéndome, diré que es muy poco creíble y las reacciones de los personajes no ayudan en nada, todo se siente muy falso y ficticio.

Los finales son muy simples, habría sido más interesante si, pese a tener el mismo desenlace, existiesen varios finales más con alguna que otra variación dependiendo de lo que el jugador decidió durante el resto del juego. Pero aun así, no es de sus peores aspectos.

En resumen, la idea del juego no estaba nada mal, pero fue demasiado ambiciosa para una obra que terminó fallando en casi todos sus componentes. Es una lástima, porque si al menos en historia, o personajes, o jugabilidad hubiese acertado, ya podría haber sido rescatable. 

Decepcionante. La historia que podría haber sido mucho más entretenida y provechosa es desperdiciada por la forma en que está tratada, y por sus personajes tan poco trabajados. La modalidad de juego tampoco es atrayente, por lo que no es un juego que recomendaría. 

miércoles, 15 de marzo de 2017

Música: Covers (4): Payphone - Tanner Patrick

Aquí quiero darles a conocer ciertos covers de canciones que me han llegado a gustar mucho, incluso en algunos casos tanto o más que la canción original. Es una forma de compartir con ustedes nuestras opiniones y ayudar a que disfruten de estos estupendos cantantes de covers que pueden (o no) ser poco conocidos. 


Es un poco extraño el modo en que conocí a Tanner. Una amiga y yo estábamos buscando actores o cantantes para ponerles rostro a unos personajes de un rol que estábamos haciendo; el punto es que encontramos una foto de Tanner y era exactamente como uno de los personajes que necesitábamos, por lo que nos pusimos a averiguar quién era y terminamos en su canal.

Por eso, aunque no es de mis cantantes de cover favoritos, le tengo un cariño especial a Tanner por esta anécdota, y trato de estar al tanto cuando sube un nuevo video. Así que, para complementar, me pareció muy buena idea traerlo al blog y que haya un poco de él por aquí también. Quedan todos invitados a ver su canal Tanner Patrick, donde además de cover también tiene algunas canciones propias y vlogs. 

En general me gusta traer o la primera canción que escuché o la primera canción que me gustó del cantante, pero en este caso no me acuerdo de ninguna de esas dos, por lo que me decidí por Payphone, de Maroon 5, ya que es una canción que me gusta mucho y me agrada como Tanner la interpreta. 

Y sin más, les dejo el video para que le den un vistazo, ¡ojalá les guste! Yo mientras me retiro, espero que tengan un muy buen día, ¡saludos!

martes, 14 de febrero de 2017

Reseña: A primera vista

Título: A primera vista.
Título original: At First Sight.
Idioma original: Inglés.
Director: 
Irwin Winkler.
Actores principales: Mira Sorvino, Val Kilmer y Kelly McGillis.
Género: Drama, romance.
Año: 1999.
País: Estados Unidos.
Duración: 2:08 hs.
Amy (Mira Sorvino) es una arquitecta de Manhattan llena de tensión, por lo que un día decide ir a un balneario de las afueras para relajarse. Allí conoce a Virgil (Val Kilmer), un masajista ciego del que se enamora. 

Pese a las objeciones de la hermana de Virgil, Amy le lleva hasta un oftalmólogo de Nueva York para que se someta a una milagrosa operación que le haga recobrar la visión. Cuando la operación concluye, Virgil descubrirá que los milagros existen, aunque el mundo que tiene ante sí sea totalmente irreconocible.

Esta es una de esas películas con una linda historia pero que no impactan mucho y que poca gente conoce. Yo la descubrí sin querer hace años en la televisión, y me pareció encantadora, por lo que me decidí por volverla a ver para poder traerla al blog y que más gente se entere de su existencia. 

Empieza siendo una simple pero bella historia de amor entre una mujer y un hombre no vidente. Pero a medida que avanza aparecen otros obstáculos que deberán sobrellevar lo mejor que pueden, a veces complicando incluso su vínculo como pareja. De hecho se podría dividir la trama en dos partes: el desarrollo de la relación y el progreso que hace Virgil con su visión. Por supuesto, estos dos temas transcurren a la vez y según mi opinión están muy bien manejados ambos, combinándose de una manera muy acertada. Me gustó que se tratara así, porque de esta forma se puede ir viendo cómo los personajes muestran diferentes facetas de sí mismos y en general vuelve a la película mucho más interesante.

Los personajes me agradaron mucho. El carácter de cada uno incluso los secundarios lo vi muy característico y que les otorgaba mucha personalidad, convirtiéndolos en un gran atractivo junto con la historia. Me fascinó apreciar la gran transformación que hay en los protagonistas durante la obra, todos los cambios y a veces sacrificios que hacen para adaptarse al otro, demostrando todo el tiempo el gran amor que existe entre ellos.

Y es que el romance es otro de sus puntos fuertes. La forma en que comienza es apropiada, no la sentí apresurada, pues logran plasmar muy bien la atracción de ambos personajes y las escenas que tienen en un principio se sienten cargadas de sentimiento. También me pareció genial cómo va evolucionando y mostrando no solo ese lado tierno y pícaro que se nota en el inicio, sino que exhibe las partes más complicadas de la relación. 

Otro de los puntos que más me cautivó fue sin duda su realismo. No solo el hecho de que este basada en una historia real, sino que los actores de verdad te lo hacen creer. Me parece que hicieron un gran trabajo todos, pero quizá deba destacar a Val Kilmer porque interpreta a Virgil y todos sus estados de una forma estupenda. 

Consiguen transmitirte todos los miedos de los personajes, y logras entender lo que están sintiendo, y el por qué hacen lo que hacen. Personalmente, llegué a conectar muy fácilmente con ellos y me lograron emocionar mucho —aunque siendo sincera, no es que eso sea muy difícil en mí.

En cuanto a música, guión, escenas, y en general, técnicamente hablando es correcta, pero no sobresale. Sin embargo consigue una buena atmósfera con sus sutiles melodías que le trasfieren a ciertas escenas un toque casi inapreciable, pero existente, de mayor ternura y calma; características que están muy presentes en toda la película, a pesar de sus muy bien construidos momentos de drama. También posee diálogos preciosos, así como descripciones realmente bellas, pero igualmente sabe aprovechar de excelente manera los silencios. 

En general es una película bastante tranquila, que más que en su historia se basa en los sentimientos de los personajes. Pero a pesar de esto tiene un buen dinamismo ya que no se estanca demasiado en un mismo problema sino que van surgiendo uno tras el otro. Esto hace que no caiga en ser demasiado predecible o en los clichés, aunque tampoco es que sea extremadamente original.

Ademas de todo, esta película guarda una gran lección de vida y este es posiblemente el principal aspecto por el cual la quiero recomendar. Porque aunque es muy linda de ver, no creo que sea una película realmente espectacular; pero sin duda te deja con un sentimiento bonito al terminar de verla, se disfruta bastante y quizá hasta puedan sacar una buena reflexión de toda la historia.

Por último, el final es acorde con el resto de la película: precioso. No es un típico final de cuento de hadas, sino algo más real; lo que queda genial en esta obra, pues después de todo el camino transcurrido en el resto de la película y el aprendizaje de los personajes, resulta todavía más lindo. 

Es una película preciosa, que me gustó mucho y recomiendo a todo el que pase por aquí. Posee un logrado romance y un bien llevado drama, con personajes que resultan muy reales. Además de una historia interesante de ver que además puede dejarnos una gran enseñanza. 

—()Ese hombre tiene algo, hace que me sienta como si despertara después de haber estado dormida mucho tiempo. Vuelvo a sentirme inspirada, puedo volver a dibujar. (…) Cuando me toca siento que lo hace para conocerme mejor, y no para aprovecharse de mí. Y cuando está escuchándome, mis palabras son los únicos sonidos del planeta. Aunque no sabe qué aspecto tengo, parece que me conozca perfectamente. Consigue emocionarme, es solo eso. 

lunes, 6 de febrero de 2017

Reseña: Kaichou wa maid-sama!

Título original: Kaichou wa maid-sama!
Título en español: ¡La Presidenta del Consejo Estudiantil es una Maid-sama!
Autor: Hiro Fujiwara.
Año: 2005.
Tomos: 18.
Demografía/Género: Shoujo, comedia, romance, drama, escolar.
Anime/película: Sí, anime y OVA.

La preparatoria Seika era un lugar sólo para hombres, pero recientemente se ha convertido en un colegio mixto, contando con apenas 20% de mujeres, ante un 80% de hombres. Allí, Misaki Ayuzawa toma en sus manos el poder, para hacer sentir seguras a las chicas, convirtiéndose en la presidenta del consejo estudiantil.

Después de ser elegida, se gana entre los alumnos varones una muy mala fama de dictadora feminista, por lo que muchos la odian. Sin embargo, a pesar de su apariencia ruda, Misaki trabaja a medio tiempo en un Maid Caffé Latte. Desafortunadamente, Usui Takumi, el chico más popular del colegio (no solo entre las chicas, sino también entre los chicos) se interesa en ella tras verla vestida con su uniforme de maid, pero acepta guardarle el secreto. La situación provoca hechos divertidos y románticos a lo largo del manga.

Desde que entré en el mundo del manga-anime he visto imágenes o leído/escuchado bastante sobre este manga, y dado que la mayoría eran buenas críticas, tenía desde hace tiempo muchas ganas de conocerlo. Y ya que me había puesto como meta leer más manga, supuse que sería la oportunidad correcta para empezar.

Debo decir que aunque me gustó mucho, no fue tan fantástico como deseaba. Si bien lo disfruté, esperaba algo que me hiciera amarlo de principio a fin. Más allá de si los personajes o la trama eran realmente buenos, que me lograra adentrar tanto que olvidara esas cosas y que simplemente me hiciera seguir la historia sin poder parar. Pero por desgracia, no llegó a eso.

La historia es típica, y tiene muchos, muchos clichés. Esto en un principio no me molestó, en realidad los shoujo de este estilo me fascinan, aunque la trama suela ser más o menos igual. Sin embargo, al ser una historia tan larga, imaginaba que al avanzar surgirían giros innovadores. Si bien sucedieron varias cosas, ninguna de ellas me pareció suficientemente interesante. Llega un punto en que parece estancarse y por más que siguen saliendo problemas y se resuelven, no se siente como si la trama realmente evolucionara.

Creo que uno de los fallos aquí fue hacerlo tan largo. Se hizo por momentos algo cansante, habían varios capítulos que parecían simple relleno y eran estos mismos lo que en ocasiones me aburrieron, haciendo a veces que no tuviera ganas de continuar con el manga. Solo unos muy pocos de estos me parecieron entretenidos y sobre todo, divertidos. La historia por desgracia no fue tan potente como para mantenerme interesada tanto tiempo. Los problemas no me parecían suficientemente impactantes, y los que lo eran, no se trataron de buena manera; pasaron bastante desapercibidos ante otras cosas que no eran tan atrayentes.

No me gustó mucho que en un principio todo transcurriera con historias cortas, ya que todas seguían el mismo patrón y ayudaba a que fuera muy predecible. Me agradó más el estilo del final en donde la trama tenía mayor continuidad y resolver un problema tomaba varios tomos.

Con respecto a los personajes me ocurrió algo extraño. Tuve decepciones muy grandes, pero también muy buenas sorpresas. Para mi suerte, la protagonista me encantó. Hacía bastante tiempo que una chica como personaje principal me gustaba tanto. Me encantó lo decidida que era, lo fuerte e independiente, pero también buena y amable. Pero, además de su actitud gruñona en un principio que me sacó tantas risas, lo que más me cautivó de ella fue ver cómo se esforzaba tanto por conseguir lo que quería. Además me agradó apreciar el avance que hace a través de la historia, no solo en cuanto a sentimientos amorosos, sino cómo va dejando de intentar controlar todo y hacerlo por su cuenta, a confiar y depender un poco de los demás.

Con el protagonista masculino me ocurrió todo lo contrario, y él fue la mayor decepción de todo el manga. Dado el gran club de fans que tiene, esperaba que en verdad me maravillara también y se convirtiera en uno de mis personajes masculinos favorito del anime. Demasiadas expectativas tenía. Lo que más me molestó de Usui fue lo perfecto que era. Sabía hacer de todo mejor que nadie y sin el mínimo esfuerzo, conseguía todo lo que quería y siempre tenía la razón. Demasiado Gary Stu para mí, incluso llegó a molestarme bastante que fuese así. Lo detesté por unos cuantos tomos, y hasta me dificultó la lectura ver que aparecía tanto. Por suerte, no fue así hasta el final y poco a poco su magnificencia en todo deja de sobresalir tanto aunque seguía ahí, y llegué a aceptarlo. 

El resto de los personajes en general me gustaron mucho. Había unos cuantos secundarios interesantes: Aoi, Yukimura y Kanou sin duda fueron mis favoritos. Sus personalidades me encantaron y se me hicieron super divertidos. Era un alivio para mí cuando los capítulos se centraban en ellos y no en Usui, la verdad. Las compañeras de Misaki en la escuela también se me hicieron entretenidas, sobre todo Sakura y su amor hacia Kuuga personaje que me gustó muchísimo a pesar de haber salido en apenas 2 o 3 capítulos, igual que Gouki. Y otro que me encantó, aunque comencé detestándolo fue Tora.

Además de todos ellos, hubo otros personajes que me parecieron sumamente desaprovechados: Hinata —confiaba tanto de él, y al final dio tan poco, las familias de Misaki y de Usui no me provocaron nada, cuando creo que podrían haberle aportado cosas interesantes a la historia, las compañeras de Misaki en el café y el “trío de idiotas”. Hubo solo unos muy pocos como los compañeros de Usui en la escuela Miyabigaoka que me parecieron totalmente inútiles y que no aportaron absolutamente nada.

Así que, si bien hubo de todo en cuanto a personajes, en general me pareció un aspecto positivo. La gran variedad le hizo muy bien, los capítulos que se centraban en otros personajes le ayudaban a no cansarnos de la pareja principal y eran muy divertidos. Por lo tanto, a pesar de la decepción de Usui y de todos los que pudieron dar más y no lo hicieron, quedé satisfecha en cuanto a personajes.

Si hablamos de humor, esta obra tiene muchísimo. Este elemento me encantó, en verdad me hizo reír mucho y pasármelo muy bien. En contra parte, el drama me pareció muy malo, o por lo menos a mí no me llegó para nada. Pero el romance lo salvó, porque a decir verdad me gustó bastante. El desarrollo de la relación es bonito, y adoraba ver cómo Misaki luchaba contra sí misma para intentar mostrarse bonita y comportarse algo cariñosa. Y si algo bueno tengo que destacar de Usui, es que siempre fue muy fiel a su amor por ella.

Ya que esto es un manga, comentaré algo sobre el dibujo. Y voy a decir que lo amé, a mi juicio es super bonito. Y me agradó que el diseño de los personajes era bastante variado porque pasa mucho en los mangas que a veces todos los personajes parecen iguales o tienen un diseño demasiado similar. El uso de las texturas fue acertado, y también los escenarios eran buenos, si bien no tenían exceso de detalles, quedaban bien con el estilo del manga.

Como ya mencioné antes, a los problemas del final sentí que les faltó mucho. Esperaba algo mucho más impactante, y me quedé sin ello. Y sobre el último capítulo en específico, tampoco fue de mi agrado. Demasiado predecible e irreal algo de lo que pecó bastante la trama en general.

Pero bueno, a pesar de todo lo que critiqué, fue un manga que llegué a disfrutar mucho por momentos, que tuvo personajes que me encantaron, un humor estupendo y que ya luego de los primeros tomos me enganchó en buena medida. Por tanto, a pesar de algunas decepciones, me llevo un buen recuerdo de la obra, que es lo importante.

Un manga con una historia típica pero que resulta. A pesar de lo predecible, los personajes logran llevar bien la historia, con un correcto romance y humor. Es muy entretenido y lo recomiendo, pero como advertencia: no hay que esperar encontrarse con una maravilla.