sábado, 21 de mayo de 2016

Reseña: DeIz

Título: DeIz.
Título original: DeIz.
Idioma original: Inglés.
Creador/Desarrolladores: Mike Inel.
Género: Novela visual, romance, drama, comedia.
Plataformas: PC
Modo de juego: Un jugador.
Año: 2011.
País: Filipinas.
Esta es una novela visual corta más, trata sobre un chico de secundaria que ha admirado a una directora de cine que asiste en su misma escuela. El juego consiste en que hoy es el día de todas las oportunidades. ¿Te confesarás a la directora? ¿Te quedarás con alguien más? ¿O simplemente quedarás solo? Hoy es el día de oro y solamente tú puedes cambiar el destino de este chico.

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de meterme en el mundo de las novelas visuales, pues desde que las conocí me han atraído. Sus posibilidades de dejar decidir al jugador entre opciones y obtener así varios finales me llama la atención, a la par por su simpleza y su gran potencial —que, en realidad, también es algo que hacen otros tipos de juegos, pero aquí, al ser su única jugabilidad en la mayoría de los casos, tiene una relevancia superior—. Entonces, por fin, decidí dejar de retrasarlo y ponerme a jugar alguna, eligiendo esta por simple azar.

La historia de este juego resulta bastante típica en un principio, sin embargo ciertos finales distan mucho de ser comunes. Aun así, la trama no me complació por completo. Me pareció poco creíble, tanto por la historia —que incluso con su simpleza tiene pequeños fallos— como por algunos finales extraños y actitudes de los personajes en ciertas circunstancias, las cuales terminan sintiéndose forzadas o absurdas.

De cualquier forma, creo que el juego es consciente de ello y sacrifica su realismo para otorgarnos estas escenas curiosas que le aportan humor y ese toque singular a la obra, que fue justamente lo que terminó por convencerme más.

Los personajes en su mayoría me gustaron. Hay una adecuada cantidad y cada uno guarda secretos interesantes, unos más que otros, por supuesto. Los amigos del protagonista me agradaron bastante, ya que fueron los que le aportaron mayor diversión al juego, en mi opinión. No obstante, ninguno de ellos consiguió llegar a encantarme. En general, en las novelas visuales es difícil crear personajes profundos y con buen desarrollo, pero dentro de todo estuvieron bien.

Uno de mis puntos favoritos fue la variedad y cantidad de finales; es una entretenida manera de conocer distintas facetas de los personajes y ver cómo reaccionan ante diversas situaciones, además de que explota los recursos de los cuales dispone esta clase de videojuegos. Aquí hay de todo, desde unos finales normales, o con drama y romance, hasta otros verdaderamente extraños. Estos últimos le sumaron unas cuantas sorpresas al juego que no se esperaban, al menos por mi parte, ya que pensaba encontrarme con algo mucho más tranquilo. Por esto mismo, lograron que no fuera tan predecible y le sumaron originalidad. Y, para dar un ejemplo, el final bueno con la «chica de pelo negro» se me hizo muy interesante y peculiar.

Tal vez por mi nula experiencia con este género, me resultó pesado tener que estar repitiendo la trama tantas veces para variar las respuestas e intentar conseguir los diferentes desenlaces, a pesar del buen sistema de guardado que posee —el cual, por cierto, se me hizo muy útil—. No obstante, esto es algo típico de las novelas visuales y una vez que te acostumbras, el encontrar otras respuestas y finales es suficiente recompensa para seguir jugándolo. 

Me encantó que tuviera una galería para poder ir viendo todas las imágenes que se desbloquean con cada nueva conclusión, y sin duda el material extra me gustó mucho también. Me pareció un bonito toque que se haya añadido, pues allí se notaba el arduo trabajo que realizó su creador para poder entregarnos este juego.

El diseño de personajes me agradó, tanto en sus diferentes expresiones durante los diálogos como en las imágenes estáticas. Si bien es un poco simple, le queda correcto para el tipo de historia que plantea. Asimismo, los fondos no están nada mal tampoco, para haberlos creado el mismo autor me parecen impresionantes. Sin embargo, he de mencionar que se notan demasiado computarizados, sobre todo en comparación con el dibujo de los personajes —aunque lo que se explica en el material extra hace que esto tenga sentido—.

Por otra parte, la falta de música, sonidos o diálogos hablados se hace notar. En especial la música, habría sido un bonito detalle para darle mayor ambientación a las escenas y meternos mejor en la historia. De cualquier manera, no es indispensable y se puede disfrutar igualmente.

La traducción me molestó un poco, aunque sé que eso no tiene nada que ver directamente con el juego original. A pesar del leve disgusto mientras lo jugaba, en verdad termino siendo muy conformista con estas traducciones no oficiales, ya que hay que valorar el trabajo y tiempo que gastaron para traernos esta clase de juegos en español, que hay poquitos.

En fin, por suerte y por asombro, me gustó bastante más de lo que esperaba. Un admirable trabajo por parte del creador, que se me hizo muy interesante; la historia principal tal vez no tanto, pero los distintos finales me consiguieron divertir y sorprender gratamente. Así que, si bien no es una obra maestra, está muy bien.

Un juego que pese a su apariencia simple llega a ser bastante entretenido. Sus diferentes y variados finales hacen valer el tiempo que pasemos jugándolo. A la historia y a los personajes les falta para llegar a un buen nivel, pero globalmente creo que vale la pena probarlo sin grandes expectativas.

2 comentarios:

  1. No lo conocía y me parece muy entretenido (creo que lo más parecido a lo que he jugado es Corazón de Melón, que me estresaba porque me daban muy pocos puntos para hacer acciones *-*)
    Gracias por el descubrimiento ^^

    besitos<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es algo así como Corazón de melón, solo que el prota es un chico y la mayoría de los finales son un tanto... raros xD
      Ojalá te animes a jugarlo, te puede entretener y divertir un rato.
      ¡Saludos, gracias por comentar!

      Eliminar

Deja tu marca