martes, 3 de noviembre de 2015

Reseña: Full house

Título: Full house.
Título original: Pul Ha U Seu.
Idioma original: Coreano.
Actores principales: Rain, HyeKyo Song, EunJung Han y SungSoo Kim.
Género: Romance, comedia, drama.
Año: 2004.
País: Corea.
Episodios: 16.
Duración aprox. de los episodios: 1 hora y 15 minutos.
Después de regresar de sus vacaciones en China, JiEun Han (HyeKyo Song) descubre que sus amigos han vendido su casa sin su consentimiento y le han robado todas las pertenencias y ahorros. Gracias a un famoso actor llamado YoungJae Lee (Rain) que conoció en el avión, JiEun indignada, consigue llegar a un acuerdo con éste. Para evitar que sigan los desagradables rumores sobre la vida privada de YoungJae, se casará con él para fingir que son una verdadera pareja, a cambio de que vuelva a ser de nuevo propietaria de su casa pasado 6 meses y reciba una compensación económica. 

En realidad YoungJae está enamorado de una amiga de su infancia HyeWon Kang (EunJung Han), que solo tiene ojos para su otro amigo MinHyuk Yoo (SungSoo Kim). Por si el lío no fuera poco, JiEun empieza a enamorarse de su falso marido a pesar de haberse prometido que sólo sería un negocio.

Cuando lo comencé a ver se me hizo algo aburrido. Sin embargo, de a poco se va volviendo algo más interesante, pero sin llegar desgraciadamente al nivel que esperaba.

La trama no es muy original. Volvemos al cliché del chico rico y la chica pobre, con sus variantes en cada drama, por supuesto. Resulta predecible la mayoría del tiempo, y a pesar de que contiene algunos toques interesantes, no alcanzan para que llegue a ser innovador ni mucho menos.

Los personajes si bien no son tan buenos, funcionan. La protagonista pese a ser también un personaje típico, me gustó. Muy divertida y agradable, aunque sí me hizo enfadar su actitud tan idiota en ocasiones. El protagonista masculino, por otra parte, empezó pareciéndome un personaje totalmente aburrido y plano, no me causaba ninguna emoción, pero por suerte poco a poco adquiere un carácter divertido que ayuda mucho. Sin embargo, durante toda la serie es alguien muy tímido en cuanto a sus sentimientos, esto me resultó curioso pero me exasperó a la vez, ya que consiguió que algunas situaciones se alargaran demasiado. 

El resto del elenco de personajes no me llamó demasiado la atención. Creo que hubiese estado bueno que además de la relación de los protagonistas y sus triángulos amorosos, se hubiesen centrado un poco más en otras cosas. Aspectos del trabajo o la familia por poner un ejemplo, al menos a mí siempre me logran entretener un poco más con eso.

Me gustó poder ver el avance progresivo de la relación entre los personajes, y la lenta pero drástica forma en que evolucionan y maduran. Los actores se adaptaron bien a este cambio y me agradó como lo llevaron.

El romance de la serie fue bonito, pero me estresó mucho. Es normal que siempre haya idas y vueltas en la pareja protagonista, pero en este caso se pasaron. Iban, venían, se separaban, volvían, y así durante todo el drama. Llegó un punto en que cansaba, incluso hasta te mareaba y ya no entendías las razones de sus disputas o alejamientos.

Por otra parte, me llamó mucho la atención el concepto de “amigos” que se maneja aquí. Sin duda, demostrar la verdadera amistad no fue algo en lo que pusieran hincapié. No me gustaría tener la clase de amigos que tenían los protagonistas, sinceramente. Pero bueno, esto es solo un comentario, porque en verdad me sorprendió.

Aunque no posee grandes escenarios, logra crear unas escenas verdaderamente lindas de forma simple. Otro dato sin importancia, pero que quería mencionar, es que me causó gracia el hecho de que pasan gran parte del drama comiendo o limpiando, más que ninguno que haya visto hasta el momento.

Tiene unas cuantas situaciones que se ven muy falsas, un error más que nada del guión, el cual fue bastante flojo. Además hay ciertos fallos en la trama, detalles, pero que la vuelven incoherente y contribuyen a su poco realismo.

De cualquier manera, los dramas coreanos tienen algo que siempre logra entretenerme. A pesar de que la historia base sea típica, como en este caso, la paso bien viéndolos. Claro que unos más que otros. Aquí, aunque no fue de lo mejor que haya visto, la historia nunca me resultó aburrida y en cambio sí me llegué a emocionar un poco con ella, mayormente en las escenas románticas, y no tanto en las dramáticas. La pasé bien mirándolo, y eso es lo que cuenta.

El final me gustó, y a la vez no. Aunque muy predecible, fue lindo. Pero lo que en verdad no me agradó fue el cambio drástico que hay en la relación de los protagonistas. No obstante, teniendo en cuenta todas las situaciones poco creíbles que tiene, esto no es demasiado.

Un drama entretenido y divertido, pero que podría haber sido mucho mejor. La historia típica y sobre todo la relación amorosa no me terminó de convencer. Pero a pesar de no ser de los mejores, se puede ver y disfrutar, sin muchas pretensiones. 

Nuestro matrimonio está basado en un contrato. Pero tu corazón no está incluido. Tu corazón… te pertenece a ti.

2 comentarios:

  1. Hola tambien me ecantan los doramas !! es buenos tener alguien con quien compartir los mismos gustos!!! espero que pued pasar por mi blog es nuevo,aunque aun no he puesto entradas sobre doramas espero hacer unas pronto !! un saludo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial que te gusten los doramas también :)
      Claro, le iré a echar una mirada a tu blog, gracias por comentar, ¡saludos!

      Eliminar

Deja tu marca