viernes, 23 de noviembre de 2018

Reseña: Monk

Título: Monk.
Título original: Monk.
Idioma original: Inglés.
Actores principales: Tony Shalhoub, Traylor Howard, Ted Levine y Bitty Schram.
Género: Policial, comedia, drama.
Año: 2002.
País: Estados Unidos.
Episodios: 125 (8 temporadas).
Duración aprox. de los episodios: 42 minutos.
Adrian Monk (Tony Shalhoub) era un brillante detective de homicidios que trabajaba para el departamento de policía de San Francisco (California) hasta que su esposa Trudy falleció en un atentado con coche bomba. A consecuencia del accidente, Monk sufre una crisis nerviosa que le deja sin querer salir de casa durante los tres años siguientes. 

Ayudado por su amiga y enfermera de profesión Sharona Fleming (Bitty Schram), Monk comienza a trabajar como detective privado freelance con la esperanza de convencer a su antiguo jefe, el Capitán Stottlemeyer (Ted Levine) de que le deje volver al cuerpo.

La atención obsesiva de Monk por los detalles inapreciables para los demás, le conduce a discrepar siempre de las teorías aparentemente más obvias, a encontrar patrones de conducta, conexiones entre casos y personas, etc. Mientras ayuda en casos de crímenes, continúa investigando la muerte de su mujer, el único caso que no ha sido capaz de resolver aún.

Esta serie la conocí hace bastante tiempo, ya que mi madre la veía de vez en cuando. Dado que era más chica, las series policiales que ella solía mirar no me gustaban. Esta, sin embargo, y seguramente por su gran humor, era de mis favoritas. Por ello, con el buen recuerdo que tenía, decidí ponerme a verla entera.

La trama no es muy original, pues es bastante común la fórmula del “genio” que ayuda a la policía a resolver diferentes crímenes. En estas historias el peso de la serie cae mucho en los hombros del protagonista, ya que él es la clave para aportar algo entretenido y original, y en este caso, Monk me parece fantástico en ese rol.

Su trastorno obsesivo compulsivo lo convierte en un personaje muy particular. Que si bien en ocasiones su comportamiento puede ser desquiciante, y se comprende fácilmente la frustración del resto de personajes que conviven con él, también llega a ser muy entrañable. Por más que es alguien serio, tiene comportamientos muy inocentes que logran convertirlo en un personaje tierno por momentos. Sin duda, logra a la perfección ganarse la simpatía del espectador.

El resto de los personajes no están mal, aunque no llegan ni de cerca al nivel del protagonista. Pese a que me agradaron y creo que cada uno de los secundarios le agregó algo interesante a la serie, teniendo una singular relación con el protagonista que lo ayudaba a este de diferentes maneras, no lograron destacar demasiado por sí solos ni se los echa muy en falta si no aparecen.

En un principio los casos tratados me parecieron muy entretenidos, no obstante, luego de unos cuantos ya empiezan a resultar repetitivos. Si bien se alterna entre dos formas de presentar el misterio —mostrar quién fue el asesino e intentar averiguar cómo lo hizo, o simplemente no saber quién fue—, suele seguir el mismo procedimiento general. A su vez, a pesar de ser muy rebuscados en ciertos casos, donde es prácticamente imposible descubrirlo antes que el protagonista, en otros es muy fácil de deducir el desenlace.

Aunque se intenta variar, en lo personal sentí que era mucho de lo mismo, pocos fueron los capítulos que se me hicieron innovadores. A pesar de esto, logran entretener y no está mal para ver episodios sueltos, pero mirar la obra completa puede terminar siendo cansante.

Aun así, me provocaba ganas de continuar avanzando con la esperanza de llegar a algún capítulo donde ocurriera algo relevante en la trama principal o, al menos, algo fuera de lo común en la serie y, por tanto, más interesante. Esto no ocurría mucho, por desgracia, y recién se pudo ver mayormente en la temporada final.

De cualquier manera, uno de los puntos que me pareció más flojo fue la falta de realismo. Pese a ser claro que se inclina mayormente por su lado humorístico que el policial, teniendo momentos que bordan lo absurdo incluso, también intenta tratar temas complicados y dramáticos, y si bien lleva ambos lados por separado muy correctamente, al combinarlos no termina de convencerme. 

En lo personal, las situaciones que más me llegaban a resultar raras era lo rebuscado de los crímenes —o en la forma que tiene Monk de resolverlos— y el motivo —muchas veces con poca lógica— que tienen los asesinos para cometerlos. Evidentemente, esto puede funcionar en tramas que no se toman en serio a sí mismas o —teniendo en cuenta que trata homicidios— tienen un humor negro característico. Aquí no sentí que llegaran del todo a ese punto, por lo que quedaba en un lugar intermedio un tanto extraño.

Por otro lado, olvidando esas ocasiones particulares, como serie humorística funciona bien. Tiene momentos que llegan a ser muy graciosos, y prácticamente todos ellos son causados por el protagonista, su singularidad e ingenuidad, aunque los otros personajes aportan lo suyo. No obstante, no llega a ser hilarante. Su humor es correcto y en general bien utilizado, pero tal vez algo repetitivo.

Con respecto a la extensión, me pareció que se excedieron un poco con sus ocho temporadas. Si bien entiendo que cuando una serie tiene éxito se intenta seguir con ella lo máximo posible, creo que, en este caso, con un par de temporadas menos habría resultado igual de bien o hasta mejor; sin embargo, tampoco es algo que moleste en demasía.

El guion era correcto sin mayor destaque. En algunas circunstancias los diálogos no se sentían naturales, pero fueron muy pocas las veces en que percibí esto; solía ser bien llevado este aspecto en su mayoría. Por otro lado, la banda sonora me gustó más, las melodías dentro de la serie están bien utilizadas y los temas de apertura me encantaron.

En cuanto a los efectos especiales, maquillaje y demás, fueron muy flojos. Se notó mucho que no le dieron mucha importancia a esto o que simplemente no tuvieron los recursos para trabajarlo mejor. Teniendo en cuenta que ­—aunque más centrado en el humor— era una serie policial, esta característica merecía un mejor cuidado. No obstante, en general cumplía adecuadamente con su apartado técnico, mas no sobresalía.

El final me gustó mucho. Toda la última temporada fue sin duda la más entretenida. En ella se puede ver un avance considerable del protagonista en comparación a todas las demás, que es lo que el espectador esperaba desde el comienzo. Tuvo también partes lindas y sentimentales, que si bien no fue lo mejor que trataron en la serie, no estuvieron mal. En resumen, me pareció un final acertado, esperado y bonito, que me dejó considerablemente satisfecha.

Una serie donde predomina el humor y lo utiliza de manera acertada, basándose en su particular e interesante protagonista, quien se roba toda la atención. Pero por desgracia es repetitiva y no termina de encontrar su lugar entre el realismo y lo absurdo. Aunque esto no imposibilita su disfrute, sobre todo si se mira en capítulos sueltos y no de forma continua. 

No es una maldición, es un don. ¿No te das cuenta? (…) Tal vez para eso estoy aquí, para recordártelo. 

1 comentario:

  1. Holaaa (。◕ ‿ ◕。)/ Vi la imagen de la portada de la entrada y me dije "ese no es el protagonista de la película 13 fantasmas" así que recurrí rápidamente a Wikipedia y efectivamente me di cuenta que era él, sorprendentemente solamente he visto a este actor en esa película por eso me sorprendió ver esta entrada.

    De primera digo que he oído de la serie pero no la he visto jamás, mi madre también es media fanática de series policiales y quizá la tiene que haber visto en algún momento.

    No es una serie que me llame mucho la atención pues como a ti no me gustan mucho que digamos excepto BONDS que es una gran serie! Por lo que no creo que le de oportunidad por el momento, así que por esta vez pasaré, muchísimas gracias por compartir :D

    Espero puedas pasarte que estés bien!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar

Deja tu marca